En la Biblia, es decir en las Sagradas Escrituras, no se narra literalmente la historia del Ángel Caído.
No obstante, una deducción teológica de la Iglesia, así como la tradición desde los primeros Santos Padres, la rebelión de Luzbel o Lucifer contra Dios, ha quedado definida en una doctrina llena de verosimilitud.

Esta historia se la he contado a mi hijo en forma de cuento, desde que era muy pequeño.
No es nada normal que un padre del siglo XX trate este tipo de temas con su hijo.
Pero todo sucedió cuando él mismo era testigo de la infinidad de veces que su padre era capaz de fotografiar la escultura del Ángel Caído del escultor Ricardo Bellver, situada en el madrileño parque del Buen Retiro.

Sus interrogantes me hicieron recordar que:
"Érase una ve que Dios, uno y trino, es decir que siendo un solo Dios, tenía tres personas distintas y cada una de ellas seguían siendo Dios.
El Dios Padre, el Dios Hijo y del amor de ambos engendraba el Dios Espíritu Santo.
Pues este ser infinito, creó el mundo en seis días y después se tomó un descanso.

Estas cosas de los dioses no son fáciles de entender a los humanos, pero sigamos con el cuento.

Al mismo tiempo, también creó a los ángeles.
Eran espíritus puros y muy inteligentes que estaban al servicio de Dios.
Formaban tres ejércitos celestiales jerarquizados subdivididos en tres coros.
La primera jerarquía: Serafines, querubines y tronos; la segunda, dominaciones, virtudes y potestades; la tercera, principados, arcángeles y ángeles.
A cada categoría le estaba encomendada una misión.

Llegado el momento, Dios llamó a su presencia a Luzbel, el más bello e inteligente de los ángeles.
Entonces, Dios le dijo: En la consumación de los tiempos, Nos, la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Divino), Hemos decidido que el Hijo se encarne en una mujer cuando el espíritu la cubra con su sombra y sin dejar de ser Dios, será verdadero hombre.
El Hombre Dios.
Y como tal, tú y toda la Corte Celestial deberá servirle y adorarle.

Entonces, Luzbel, el más bello de todos los espíritus angélicos creados por Dios, se reveló contra Dios y en un acto de soberbia exclamó: ¡Non serviam!

Según los teólogos, los ángeles hablaban en latín y en español quiere decir, no le serviré.

Junto a Luzbel parte de las las divisiones celestiales tomaron como líder al ángel rebelde.
La contestación fue contundente: Como Justicia Suprema, respondió Dios: Considero a Luzbel y a sus seguidores como enemigos de Dios y arderán eternamente en las llamas del infierno.

Desde entonces inducen a los hombres a la rebeldía y la desobediencia.

A Eva, la primera mujer tentada por el ángel rebelde o Ángel Caído, en el Paraíso Terrenal, se le presentó bajo la figura de una serpiente.

A Luzbel se le conocería en adelante bajo varias denominaciones: Lucifer, Demonio, Diablo, Maligno, entre otros apelativos despectivos.

Desde entonces aquí está El Ángel Caído, libre y feliz de haber decidido su destino.

Cuentan los viejos libros de la Cuesta de Moyano, que cuando hay luna llena, ilumina su figura en recuerdo de su primitivo nombre, Luz Bella".

Hasta aquí el cuento que mi hijo me pedía que se lo contara una y otra vez.
Quizás le llamaba la atención la expresión de belleza que presentaba, en comparación con las imágenes del diablo más al uso.
Orejas, cuernos, rabo, uñas de rapiña y sobre todo alas en forma de vampiro o murciélago.
Más que un ángel, era una bestia alada.

No obstante, como todos los cuentos han de tener su moraleja, la interpretación que yo hice ante mi hijo de esta historia, fue un tanto herética y falta de todo rigor teológico.
El Ángel Caído, no es condenado por soberbio, sino por rebelde.
Es el símbolo de la adolescencia y de la juventud.
Cuando el niño va descubriendo al mundo, se rebela contra él y hace de su vida el estandarte de la libertad.

Es verdad que esta moraleja, sin la complicidad de la escultura de Bellver, habría sido imposible.
Este joven alado, me hace volar con la imaginación a otro joven desnudo también, pero con una honda entre sus manos.





Se trata de la colosal escultura del David de Miguel Ángel Buonarrotti, representado como un niño, en lugar del longevo rey de los salmos.
Esculpido sobre una pieza de mármol de Carrara se trata de "un adolescente victorioso sobre la tiranía y la fuerza del opresor".
En este caso Goliat.
Esta estatua de David de 5,35 metros de altura y 500 años de antigüedad, se conserva en la Galería de la Academia de Florencia, traspasa el tiempo y el espacio y hoy es el símbolo de "la defensa de las libertades republicanas de la ciudad y sus habitantes contra la tiranía medicea. De los Médicis".

Ambas esculturas, El Ángel Caído de Bellver y el David de Miguel Ángel, presentan una característica común.
Provocan con su libertad la hipocresía popular ante un desnudo.
Las diferencias, las armas que utilizan para defenderse y liberarse.
El Ángel Caído las alas del libre albedrío y el David la honda usada con la inteligencia del más débil.
Ambas esculturas han marcado un hito en mi trayectoria como fotógrafo.
La belleza, la libertad, la perfección platónica, el humanismo.

Debo de confesar que la metáfora de mi relato ha desbordado la breve aunque sabia idea final de un cuento.


Pedro Taracena Gil
De la Real Sociedad Fotográfica


pedro.taracena@redcitroen.com